El blog de la miss Jocelyn

Nace una rebelión contra las pantallas
(Agosto, 2019)

Se cumplieron 80 años desde la creación del televisor, más de 60 años desde la
creación de las computadoras, 20 años desde la creación del smartphone y 10
años de la aparición de las tablets que conocemos hoy en día. La denominamos
“era digital” y Hollywood no se quedó atrás en imaginar un futuro lleno de
tecnología en nuestra vida, una visión que a mas de alguno dejó ilusionado con
autos voladores manejados con lentes estilo Google, reconocimiento de voz en
casas inteligentes y conversaciones con familiares en un sistema de hologramas.
Y aunque las películas pusieron un límite de tiempo más acotado, no estamos
excesivamente lejos de cumplir varias de esas predicciones. Sin embargo, a
vísperas del 2020 se ha formado una rebelión contra las pantallas de quienes
han estudiado los daños que estos artefactos producirían en la vida de un niño y
adolescente en sus neuronas, su córtex frontal, su sociabilidad.
Bajo estos argumentos se dividió la sociedad entre los que deciden volver a los
tiempos sin pantallas, los que las defienden como útiles y los que aun no saben
que postura adoptar. Lo curioso es que esta rebelión hace campañas desde las
pantallas, quienes se les unen apoyan estas publicaciones desde las mismas
pantallas, y siguen conectados en esto que pretenden abolir de la vida infantil y
adolescente para llegar a más personas por este medio que está cada vez más
inserto de la vida de las personas. ¿No es esto un poco contradictorio? Eliminar
las pantallas con pantallas me suena a eliminar la violencia con violencia…
¡extraño! Pero las personas caen en una predicación cuando el orador es
bastante convincente, aunque su discurso tenga un buen objetivo, pero una
mala dirección de argumentos, porque es más fácil creer en alguien que nos
impone un pensamiento a creer en la idea que nosotros mismos nos hemos
formado.
Las pantallas son vistas como entretención, medio de comunicación e
información, como herramienta de trabajo y de estudio, y el Gobierno las ha
incluido como una alternativa a sus programas educativos. Y ahora díganme
¿Cómo abolimos de la vida de los niños lo que el ministerio de educación hace
años viene cotizando para incluir en su aula como un medio eficaz de
herramientas de aprendizaje? No se pierda el siguiente titulo “¡Niños, prendan
la Tablet en la página 17!”

La Miss

¡Niños, prendan su Tablet en la página 17!

(Octubre, 2019)

Era la década del 90 y más usuarios se sumaban a la novedad del computador. Pasado el año 2000 los colegios incluían en sus estructuras laboratorios de computación donde poco a poco fuimos siendo instruidos en esta maquina que prometía ser herramienta fundamental para el futuro profesional- Y hoy, en el 2019, lo afirmamos.

Y así empezó a ser indispensable aprender a usar las tecnologías en la educación. Los profesores se sumaron a la iniciativa y algunos rápidamente vieron el beneficio del uso: alumnos más atentos, aprendizaje visual para quienes lo necesitan, actividades interactivas que aumentan el interés y dedicación; todo fue un mundo de innovación educativa que resultaba dar muy buenos resultados a la institución, al tutor y a los estudiantes.

Y de repente los libros comenzaron a quedar en el pasado, el famoso “icarito” ya no se veía en los quioscos, y recortar revistas quedó obsoleto. Las pantallas y los libros digitales hacían literalmente la tarea mas fácil; buscar, copiar, pegar, imprimir- ¡listo, ya podemos salir a jugar! Y fue tal la baja de la impresión de las imprentas que la idea de digitalizar todos los libros de estudios surgió. ¿Y saben qué? Digitalizar es práctico, reduce los costos, ayuda a la naturaleza y mejora el aprendizaje individual, porque díganme ustedes si 40 alumnos lograr escuchar claramente un audio de una radio para completar la oración o el texto en inglés ¿Y si cada uno tuviera un audífono?

El panorama se veía bien ¿Pero podrán todos acceder a la compra de una Tablet o computador, llevarlo al colegio y usarlo? O mejor aun ¿Podrá el establecimiento proveer al alumnado? Eso sigue estando en duda. Por mientras podríamos responder ¿cuántos libros impresos por Santillana son realmente usados en los colegios?

Pero no se olviden que hay una revolución contra las pantallas, entonces ¿Qué hacemos? ¿Seguimos imprimiendo libros para echarlos al fuego o nos unimos y crecemos en tecnología? Y ¿cómo nos adaptamos al cambio? No se pierda el próximo capitulo “Conviviendo con las pantallas”

 

La Miss

Conviviendo con las pantallas

(Diciembre, 2019)

Después de años de uso del televisor, computador, tablets y recientemente smartphones, la medicina se ha percatado que la alta exposición produce daños en el cerebro de las personas. Algunos expertos aseguran que el cerebro del niño en desarrollo es más vulnerable al daño que el cerebro del adulto ya maduro. Pero aun así estos últimos no están exentos de riesgo.

Haga daño o no, lo cierto es que las pantallas están en nuestras vidas y nos han facilitado el existir. Hoy en dia podemos comprar por internet hasta en farmacias, nos informamos con un segundo de desfase de una noticia del otro lado del mundo, y hasta podemos ver por cámara a personas que se encuentran lejos de nosotros. Hemos avanzado en facilidades ¿Por qué abolirlas si podemos aprender a convivir con ellas?

Para convivir con este artefacto que nos hace daño tenemos que saber y tener bien en claro que la alta exposición es la que genera el daño, y no cualquier exposición. Los expertos definen que desde los 2 a los 5 años una hora de exposición diaria es suficiente, y a partir de los 5 hasta los 14 años dos horas de exposición diaria son recomendadas como máximo. Ojo que esto no incluye tiempos de estudio en un computador, la 1 o 2 horas se refieren netamente al tiempo de entretención del infante. Y ¿Qué hará el niño el resto del día? Bueno, pintar, estudiar con o sin pantallas interactivas, correr, participar de los quehaceres del hogar, bailar, compartir en familia y aburrirse a ratos para que nazca la imaginación y creatividad.

Los invito a no tenerle miedo a las pantallas ni a la crianza, esta última es un mundo por descubrir, y créanme que la mejor forma de compensar el tiempo que pasamos separados por las largas horas de trabajo es pasando tiempo en familia. No deje de leer el próximo capitulo “Niños, la cena está servida”.

 

La Miss

 

Niños, la cena está servida

(Febrero, 2019)

Los estilos de vida de las generaciones van cambiando, hace pocos años atrás era común ver a
la mamá en la casa y al papá en la calle en largas jornadas laborales para mantener a la familia.
Con el deseo del crecimiento de la mujer y las ganas de vivir con más comodidades hizo con
que ahora sean ambos padres los que pasan largas horas fuera de casa, y mientras tanto
¿Quién observa a nuestros hijos crecer?
Pocos años llevan ambos padres siendo trabajadores y ya se percibe la falta de presencia que
hacen a sus pequeños. Tal ha sido el resultado, que se plantea bajar las horas de trabajo para
que por lo menos pasemos una hora más en casa disfrutando en familia, y es que ¿se han dado
cuenta que una familia común ve a sus hijos alrededor de 2 horas al dia? Considerando que los
niños deben ir a la cama antes de las 9hrs…
Soy fiel creyente que las tecnologías llegaron a mejorarnos la vida, no imagino en dos horas
haciendo una tarea con recortes de revistas, no disponer de un televisor para descansar en el
sillon ni viendo una película todos juntos (que es una forma sutil de matar dos pajaros de un
tiro), ni tampoco me imagino sin un celular para fotografiar esos momentos que tanto nos
llenan. Pasar tiempo en familia sin distracciones es posible, basta solo establecer el equilibrio,
y con esto ultimo me refiero a las redes sociales que con su sobre abuso llegaron a opacar las
ventajas de un smartphone.
Aun asi no hace falta abolir lo que esta entre nosotros como una herramienta de apoyo, basta
con reaprender a usarla y voltearla a nuestro favor en la familia, en lo personal, en lo
educativo y profesional.
En el siguiente blog hablaré de los profesores en el aula, no te pierdas ¿Cómo identificamos a
un profesor creativo?

La Miss